¿Cómo preservar nuestro ecosistema?

Devastación forestal

Tras los últimos acontecimientos catastróficos ocurridos en Chile, en THINKey nos preguntamos cómo podemos contribuir desde la ciencia para preservar nuestro medioambiente. Los incendios forestales ocurridos en la zona centro y sur del país evidencian que el planeta está cambiando. Se ha hablado de muchas teorías, se buscan responsables y se exigen medidas preventivas. El impacto en la flora y la fauna ha sido devastador, ya nada podemos hacer. ¿Nada podemos hacer?

A partir de la contingencia por los incendios nos surgen muchas dudas. En THINKey somos un equipo multidisciplinario y contamos con una profesional que nos puede dar su visión al respecto. Marta Gonzalez Cruz, agrónoma de la Universidad de Chile, nos cuenta que el cambio climático podría haber suscitado estos mega incendios, debido a que ha hecho que el desierto por la parte norte de nuestro país, vaya avanzando hacia el sur, por lo que la zona central del país tiene cada vez menos agua, fenómeno que va secando la vegetación y la vuelve fácilmente combustible.

 

En un escenario de máxima aridez un incendio se propaga con mucha rapidez. La flora y la fauna circundante se ve completamente afectada, razón por la cual el ecosistema cambia completamente. Probablemente en la historia de nuestro planeta desastres como los que hemos vivido últimamente han ocurrido y no tenemos registro de ello, pero sabemos que la existencia humana ha sido un instante para los tiempos del planeta Tierra. ¿Qué podemos hacer para preservar las riquezas naturales que aún tenemos?

Reforestar

La reforestación consiste en volver a plantar especies nativas u otras especies vegetales en la zona afectada, con el fin de que el suelo no se erosione y se pueda volver a tener un terreno con vegetación. El daño producido por los incendios en el bosque nativo es difícil de dimensionar, Marta señala que tardará aproximadamente una década en recuperarse, todo depende de la gravedad del incendio y también de la tasa de crecimiento de la especie afectada, si es que la zona no vuelve a reforestarse. En el caso de las plantaciones agrícolas, como las viñas por ejemplo, se tardarán entre 3 y 4 años en que un nuevo huerto plantado vuelva a producir.

 

Todas las personas podemos contribuir a la prevención permanentemente. En medio del proceso de cambio climático debemos estar atentos. A través de diferentes medidas de precaución como evitar botar basura al suelo, lanzar botellas o trozos de vidrios en terrenos áridos. Apagar correctamente las fogatas y por ningún motivo lanzar colillas de cigarro al suelo. Podemos contribuir a la no propagación de incendios forestales.

 

Respecto de la vegetación, es importante incorporar los restos vegetales al suelo como malezas, restos de poda y hojas para aportarle estructura, humedad y materia orgánica a los terrenos. Esto debido a que los restos vegetales son los principales materiales combustibles que propagan los incendios forestales. En este sentido, es crucial mantener limpios los campos sobretodo en verano, intentando dentro de lo posible enterrar la materia orgánica que en época estival pierde humedad, como las malezas por ejemplo, pues son el escenario propicio para los incendios.

 

En concreto, debemos acogernos al sentido común y preocuparnos de no dejar nuestra huella en ambientes naturales, por lo tanto siempre será necesario recalcar que la basura en el suelo, las fogatas y las colillas de cigarro siempre serán un riesgo. En la planificación, debemos procurar cultivar árboles nativos que no sean fácilmente combustibles durante un incendio.

El aporte de la ciencia

Como hemos señalado este trabajo recién comienza. ¿Qué vamos a hacer nosotros para contribuir a la preservación de nuestro ecosistema?

Déjanos un mensaje

%d bloggers like this: