Beneficios a futuro de una mejor educación

Según las cifras de la OECD, en las últimas décadas, la investigación ha avalado que la educación no sólo permite a los individuos desempeñarse mejor en el mercado del trabajo sino también mejorar su estado de salud en general, promover el ejercicio de la ciudadanía y la contención de la violencia. El análisis que se presenta a continuación presenta evidencia sobre la relación entre la educación y los resultados sociales incluyendo la salud, participación civil y bienestar subjetivo entre varios países de la OCDE.

Esperanza de vida

Los datos revelan que la esperanza de vida se encuentra fuertemente asociada a la educación. En promedio, en 15 países de la OCDE con información disponible, un hombre de 30 años con educación superior puede vivir 8 años más que un hombre de 30 años que no ha completado la educación secundaria superior. Entre los hombres en países de Europa Central, hay particularmente grandes diferencias en la esperanza de vida por nivel educativo. Un hombre de 30 años con educación superior en la República Checa puede vivir 17 años más que un hombre de 30 años que no ha completado la educación secundaria superior. En 15 países de la OCDE analizados, las diferencias en la esperanza de vida por nivel educativo son más pequeñas entre mujeres. En promedio, una mujer con educación superior puede vivir 4 años más que una mujer sin estudios secundarios superiores.

Mejor compromiso con la ciudadanía

Una sociedad cohesionada se encuentra en países donde los ciudadanos participan activamente en actividades de la sociedad civil, confían en otros y tienen fe en el funcionamiento de las instituciones públicas. Los datos revelan que los adultos que han obtenido niveles altos de educación tienen más probabilidad de implicarse más en actividades de la sociedad civil como votar, acceder a voluntariados, mayor interés político y confianza interpersonal, que aquellos individuos con niveles educativos más bajos.

Por ejemplo, en 25 países de la OCDE con información disponible, la brecha entre la tasa de votación entre adultos con altos y bajos niveles educativos es en promedio 15 puntos porcentuales. Esta brecha se amplía en 27 puntos porcentuales entre jóvenes adultos (25-34 años). Para jóvenes adultos en Alemania, esta diferencia es aún mayor, de 50 puntos porcentuales. Education at a Glance 2011 y 2012 mostraron que asociaciones similares también existen para la relación entre educación y voluntariado, interés político, confianza interpersonal, confianza en las instituciones y compromiso en actividades sociales.

Satisfacción personal, mejor socialización y felicidad

Indicadores como nivel de satisfacción personal y felicidad se han constituido en importantes parámetros para evaluar el alcance en que las políticas del gobierno pueden incidir en el bienestar de las personas más allá de lo observado mediante medidas estrictamente económicas (ver también OECD, 2011). Los adultos que han obtenido niveles altos de educación generalmente muestran una mayor satisfacción personal que aquellos individuos con niveles educativos más bajos. En promedio, la brecha entre el nivel de satisfacción personal en adultos con altos y bajos niveles educativos es 18 puntos porcentuales.

El nivel de ingresos es una manera en que la educación ayuda a los individuos a mejorar sus resultados sociales. La evidencia generalmente demuestra la existencia de estos efectos sobre los ingresos y los resultados sociales. Sin embargo, los efectos de la educación en los resultados sociales generalmente se mantienen una vez que se ha tenido en cuenta los ingresos. Por tanto, la educación puede ayudar a los individuos a desarrollar sus habilidades, mejorar su estatus social y acceder a las redes sociales, independientemente de los efectos de la educación sobre el nivel de ingresos. Una investigación incipiente sugiere la importancia del papel que juegan las habilidades cognitivas, sociales y emocionales para explicar los efectos de la educación sobre los resultados económicos y sociales (OECD, 2010).

Inscríbete en nuestro próximo webinar:

También te puede interesar

" alt="">

Beneficios a futuro de una mejor educación

Según las cifras de la OECD, en las últimas décadas, la investigación ha avalado que la educación no sólo permite a los individuos desempeñarse mejor en el mercado del trabajo sino también mejorar su estado de salud en general, promover el ejercicio de la ciudadanía y la contención de la violencia. El análisis que se presenta a continuación presenta evidencia sobre la relación entre la educación y los resultados sociales incluyendo la salud, participación civil y bienestar subjetivo entre varios países de la OCDE.

Esperanza de vida

Los datos revelan que la esperanza de vida se encuentra fuertemente asociada a la educación. En promedio, en 15 países de la OCDE con información disponible, un hombre de 30 años con educación superior puede vivir 8 años más que un hombre de 30 años que no ha completado la educación secundaria superior. Entre los hombres en países de Europa Central, hay particularmente grandes diferencias en la esperanza de vida por nivel educativo. Un hombre de 30 años con educación superior en la República Checa puede vivir 17 años más que un hombre de 30 años que no ha completado la educación secundaria superior. En 15 países de la OCDE analizados, las diferencias en la esperanza de vida por nivel educativo son más pequeñas entre mujeres. En promedio, una mujer con educación superior puede vivir 4 años más que una mujer sin estudios secundarios superiores.

Mejor compromiso con la ciudadanía

Una sociedad cohesionada se encuentra en países donde los ciudadanos participan activamente en actividades de la sociedad civil, confían en otros y tienen fe en el funcionamiento de las instituciones públicas. Los datos revelan que los adultos que han obtenido niveles altos de educación tienen más probabilidad de implicarse más en actividades de la sociedad civil como votar, acceder a voluntariados, mayor interés político y confianza interpersonal, que aquellos individuos con niveles educativos más bajos.

Por ejemplo, en 25 países de la OCDE con información disponible, la brecha entre la tasa de votación entre adultos con altos y bajos niveles educativos es en promedio 15 puntos porcentuales. Esta brecha se amplía en 27 puntos porcentuales entre jóvenes adultos (25-34 años). Para jóvenes adultos en Alemania, esta diferencia es aún mayor, de 50 puntos porcentuales. Education at a Glance 2011 y 2012 mostraron que asociaciones similares también existen para la relación entre educación y voluntariado, interés político, confianza interpersonal, confianza en las instituciones y compromiso en actividades sociales.

Satisfacción personal, mejor socialización y felicidad

Indicadores como nivel de satisfacción personal y felicidad se han constituido en importantes parámetros para evaluar el alcance en que las políticas del gobierno pueden incidir en el bienestar de las personas más allá de lo observado mediante medidas estrictamente económicas (ver también OECD, 2011). Los adultos que han obtenido niveles altos de educación generalmente muestran una mayor satisfacción personal que aquellos individuos con niveles educativos más bajos. En promedio, la brecha entre el nivel de satisfacción personal en adultos con altos y bajos niveles educativos es 18 puntos porcentuales.

El nivel de ingresos es una manera en que la educación ayuda a los individuos a mejorar sus resultados sociales. La evidencia generalmente demuestra la existencia de estos efectos sobre los ingresos y los resultados sociales. Sin embargo, los efectos de la educación en los resultados sociales generalmente se mantienen una vez que se ha tenido en cuenta los ingresos. Por tanto, la educación puede ayudar a los individuos a desarrollar sus habilidades, mejorar su estatus social y acceder a las redes sociales, independientemente de los efectos de la educación sobre el nivel de ingresos. Una investigación incipiente sugiere la importancia del papel que juegan las habilidades cognitivas, sociales y emocionales para explicar los efectos de la educación sobre los resultados económicos y sociales (OECD, 2010).

Inscríbete en nuestro próximo webinar:

Diseñado por

Dekaz